Buscar este blog

24/9/16

La difícil interpretación de la mitología egipcia

Una de las culturas y de las mitologías más complicadas que existen es la egipcia. Cuando hablamos de mitología griega, nórdica o inca nos encontramos con multitud de historias y relatos, pero todos unidos por una coherencia interna y una serie de fuentes orales o escritas que han hecho que su conocimiento nos sea muy cercano. Eso no sucede con Kemet (Antiguo Egipto). A continuación vamos a estudiar el por qué e intentar explicar los difíciles mecanismos que rigen la coherencia interna de una religión que se mantuvo durante más de dos milenios.



Al acercarnos a la mitología egipcia nos encontramos con una multitud de dioses que adoptan diversas formas. Un mismo dios puede representarse de formas muy distintas, como animal y como hombre o mujer con cabeza de animal por ejemplo, puede unirse a otros dioses dando lugar a nuevos dioses y representaciones y puede adoptar diferentes funciones. De la misma forma los mitos acerca de la creación del mundo difieren dependiendo de la ciudad de procedencia de los mismos y lo protagonizan unos dioses u otros.

4/9/16

La última etapa revista 1 (septiembre 2016)

Lo prometido es deuda. Ya tenéis disponible el primer número de la revista de La última etapa de forma totalmente gratuita. En él encontraréis artículos sobre la lengua egipcia, reseñas de libros, dioses, personajes y ciudades y artículos de cultura egipcia.


Podéis descargarla aquí: Revista 1 La última etapa



3/9/16

Jer (Horus)

Jer (Horus) es uno de los neter más importantes de la historia de Kemet (Antiguo Egipto). Tiene una de las historias más complejas de la antigüedad y representa un gran número de conceptos.



Jer es ante todo un neter celeste, representa el cielo. Es uno de los neteru más antiguos pues ya hay conocimiento de su existencia en el Kemet predinastico. Desde entonces hasta el fin de la historia de Kemet ha estado asociado a los reyes ya que el rey es la manifestación de Jer en la tierra. Es el señor de la montaña por la que Ra asoma cada mañana. Su nombre se usó como uno de los títulos que el nesut ostentaba desde el momento de la coronación.